spacer.png, 0 kB
Vctor Alexandre
spacer.png, 0 kB
spacer.png, 0 kB
Inici arrow Español arrow El menosprecio de Andorra a Cataluña
Libros
Yo no soy españolYo no soy español
Un modo de afirmar "quien soy" es proclamar sin complejos "quien no soy". Bajo el título Yo no soy español, Víctor Alexandre plasma veinte conversaciones sobre cuestiones relacionadas con la identidad de los catalanes. [Más...]
El caso CarodEl caso Carod. Los detalles de la entrevista con ETA y sus consecuencias
Un domingo de enero de 2004, ETA se reunió con Josep-Lluís Carod-Rovira en los alrededores de Perpiñán. Unos días después, el 26 de enero, el encuentro salió a la luz a través de los titulares de un periódico. [Más...]
El menosprecio de Andorra a Cataluña Imprimeix Correu-e
Artículos
per Víctor Alexandre   
dimarts, 11 juliol 2006
El menyspreu d’Andorra a CatalunyaQue las autoridades andorranas no sienten la más mínima simpatía cultural ni política por Cataluña es cosa sabida. De hecho, tal vez porque se sienten superiores, sus simpatías las guardan para España. Eso de poder hablar de tú a tú con un Estado las hace sentirse muy importantes hasta el punto que, en público y en privado, se ríen de las llamadas naciones sin Estado. Es lógico, las autoridades andorranas están a otro nivel. Tener una silla y una bandera en Naciones Unidas no es poca cosa. Por ello también se oyen más realizadas cuando viajan a Madrid para hablar con ministros que cuando lo hacen a Barcelona para hablar con consejeros. Al fin y al cabo, ¿Qué es un consejero? ¿Y qué es una nación sin Estado? Las autoridades andorranas hacen alta política, y las legítimas aspiraciones catalanas de ver reconocidos sus derechos nacionales les provocan hilaridad. Cosas de pueblos infantiles, ya se sabe. Los jefes de gobierno de los pueblos adultos, en cambio, viajan a Madrid, centro del universo, y se inflan cada vez que les dan unos golpecitos en la espalda y los dejan apoyar los pies sobre la mesa. A cambio, durante el Mundial de fútbol, el gobierno andorrano invade la frecuencia del Canal 33 de Televisión de Cataluña y la da a un canal español como La Sexta para que Andorra entera pueda vibrar de emoción con los partidos de la selección española. Así es como un gobierno obediente y sumiso demuestra que nada lo haría más feliz que dejar de ser Estado para convertirse en una comunidad autónoma de España.

Tal vez fue en una de estas reuniones de alta política internacional en la Moncloa cuando las autoridades andorranas, siempre tan claudicantes con los deseos de España, pactaron abstenerse el día que se votase la petición de Cataluña como miembro de pleno derecho de la Federación Internacional de Patinaje. Aquella abstención, pero, fue aún más cobarde que un voto en contra, ya que Andorra no solo estaba al corriente de las presiones y manipulaciones españolas a diferentes países para que Cataluña fuese rechazada, también sabía como eran, de vitales, para esta, los votos afirmativos. Abstenerse, por lo tanto, era lo mismo que votar en contra, pero sin que pudiese ser dicho. Ahora, está claro, ya hace un cierto tiempo, de aquello. Aun así, hay situaciones que tienen una significación especial y aquélla sirvió para que millones de catalanes, al salir de nuestro azoramiento, comprendiéramos qué es lo que podemos esperar de Andorra en materia de apoyo internacional.

Jaime Lissavetzky
El ministro de Deportes andorrano con Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte
durante los hechos de Fresno y Roma. El mandatario español
ha manifestado varias veces que
nunca aceptará selecciones catalanas oficiales.


Si, a pesar de ello, alguien tiene dudas del menosprecio que sienten las autoridades andorranas por Cataluña, basta que ponga atención a la fotografía que ilustra este artículo o que se acerque a la calle de La Llacuna, número 14, de Andorra la Vella, y vea como se cumplen los designios del Común para embadurnar día tras día el nombre del Centro de la Cultura Catalana. De nada han servido las reiteradas peticiones, de palabra y por escrito, que desde hace dos años ha hecho el Centro al Departamento de Higiene para que los contenedores y toda la broza que los acompaña sea desplazada a un rincón más conveniente. La desvergüenza del Común, asimismo, aún va más lejos, ya que la basura fue desplazada durante 24 horas el pasado 19 de mayo al saberse que el Centro sería visitado por Jordi Pujol. El día siguiente, está claro, se restableció la “normalidad” y la porquería volvió a la puerta de la embajada cultural de Cataluña. Quizás sea que a Andorra le gusta mucho el dinero de los catalanes que la visitan, pero no le interesa nada su cultura. Por ello vierte los desperdicios ante la puerta del Centro que la representa. Será interesante que los catalanes conozcan esta realidad a ver qué piensan.

Centre de la Cultura Catalana
Exterior de la sede del Centro de la Cultura Catalana, en la calle de la Llacuna de Andorra la Vella.

Bon Dia , 4/7/2006 (catalán)
El Periòdic d'Andorra , 4/7/2006 (catalán)
Més Andorra , 5/7/2006 (catalán)
El Punt , 11/7/2006 (catalán)
radiocatalunya.ca , 11/7/2006 (catalán)
Racó Català , 13/7/2006 (catalán)
normalitzacio.cat ,13/7/2006 (catalán)
Eurotribune.net , 18/7/2006 (catalán
, inglés, español, francés)
 
< Anterior   Següent >
spacer.png, 0 kB